Boateng: “Ganaremos la batalla al racismo”

Boateng: "Ganaremos la batalla al racismo"

El pasado 3 de enero, durante un amistoso entre el Pro Patria y el AC Milan, el internacional de Ghana Kevin-Prince Boateng y varios de sus compañeros de club se convirtieron en objetivo de los cánticos racistas procedentes de una parte del público local.

Boateng reaccionó enviando al balón a las gradas y abandonando el terreno de juego, seguido de todos sus compañeros y del cuerpo técnico del AC Milan en señal de apoyo. La poderosa declaración de principios atrajo la atención del mundo del fútbol e incluso de la Organización de las Naciones Unidas.

El 21 de marzo, Boateng participó, en calidad de invitado, en el Día Internacional de la ONU por la Erradicación de la Discriminación Racial celebrado en Ginebra. Allí pronunció un discurso en el que aseguró: “El racismo todavía se encuentra entre nosotros y sigue siendo un problema. Si no luchamos contra esta lacra, muchos… se infectarán de una de las enfermedades más peligrosas de todos los tiempos”.

Por invitación del Presidente de la FIFA, este futbolista de 26 años de edad llegó a la sede de la FIFA en Zúrich para analizar el tema de la discriminación en el deporte rey. Concluido el encuentro, Boateng mantuvo una entrevista en exclusiva con FIFA.com.

¿Podría explicarnos cuál ha sido el propósito de su visita de hoy a la sede de la FIFA?
Tenía una reunión con el Presidente Blatter. Hemos hablado del racismo en el fútbol y de cómo combatirlo. Además, me ha pedido que me una al grupo de trabajo.

¿Qué cree usted que podría hacer la comunidad futbolística para contribuir a la erradicación del racismo?
En primer lugar, tenemos que admitir que se trata de un asunto extremadamente complejo. Nunca es fácil sancionar o castigar a alguien, pero creo que, como tenemos a tantísima gente inteligente colaborando en esto, encontraremos la forma de lograrlo. Con suerte, empezará a solucionarse desde hoy mismo.

Ayer asistió a un congreso de la ONU en Ginebra. ¿Qué conclusiones sacó de él?
Ha sido una experiencia increíble, una experiencia totalmente nueva para mí. Al final del congreso, sentí confianza en el futuro; estoy seguro de que será brillante, porque comprobé que mucha gente quiere colaborar, que otros han pasado por la misma situación que yo, y que juntos podemos combatir y ganarle la batalla al racismo.

En su discurso de ayer, mencionó frases de Muhammed Ali, Martin Luther King y Nelson Mandela. ¿Son ejemplos para usted?
Por supuesto. Y no porque sean negros, sino porque lucharon contra el racismo. Son mis ídolos.

¿Se siente obligado a luchar contra el racismo porque también usted es una persona ejemplar para los jóvenes?
Eso espero; espero ser un ejemplo. Pero aquello [abandonar el terreno de juego] fue una reacción emocional. No pensé que se interpretaría como una proclama. Pero me alegro mucho de que la gente lo viera; les gustó y me apoyan. A partir de ahí, sólo podemos avanzar hasta ganar esta batalla.

Díganos qué sintió en el momento en el que se marchó del campo en el partido contra el Pro Patria…
Me cuesta expresarlo con palabras. Muchas emociones me embargaban: tristeza, rabia, decepción. No quiero que nadie vuelva a sentirse así jamás. Eso se lo aseguro.

¿Ha hablado con los demás jugadores sobre la discriminación?
Claro que sí, y estoy recibiendo un gran apoyo, incluso de parte de futbolistas que no son negros. Eso es lo que me da fe y fortaleza, el hecho de que otros me apoyen.

¿Sufrió discriminación en Berlín, donde se crió?
Sin duda, aunque la ciudad abarque e integre tantas culturas y nacionalidades diferentes, la sufrí. Pero, cuando era joven, trataba de ignorarlo porque no quería afrontarlo con todas sus consecuencias. Ahora que soy mayor y soy padre, quiero hacer todo lo que pueda para que mi hijo crezca sin ni siquiera tener que oír la palabra “racismo”. Ése sería el mundo perfecto.

Se ha planteado que quitar puntos como sanción podría servir de elemento disuasorio para que los aficionados no entonen cantos racistas. ¿Qué opina usted?
Bueno, yo sólo soy un jugador; no me corresponde a mí adoptar esa decisión. Sin embargo, no estoy seguro de que me guste la idea de que un puñado de seguidores tenga poder para quitarle puntos a mi equipo. Otra posibilidad sería jugar partidos a puerta cerrada. Pero, al fin y al cabo, debemos ser muy estrictos y muy duros, debemos mantener la lucha contra el racismo como sea, y nada tiene que distraernos de este objetivo.

¿Qué le diría a la gente que piensa que los cánticos racistas son sólo “parte del juego”?
No son parte del fútbol. No son parte de ningún deporte ni son parte de la vida. Hay muchos cánticos de aliento que se pueden cantar en un estadio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>